La Contraloría de Bogotá inicio una indagación preliminar a 16 de los 20 alcaldes locales por la firma de un contrato de los Fondos de Desarrollo Local con la Cruz Roja Colombiana Seccional Cundinamarca-Bogotá.

La dirección de reacción inmediata de la Contraloría inicio la indagación por presuntos hechos irregulares en las localidades de Chapinero, Suba, Barrios Unidos, Fontibón, Teusaquillo, Engativá, Kennedy, Usme, Usaquén, Tunjuelito, Ciudad Bolívar, San Cristóbal, Antonio Nariño, Puente Aranda, Rafael Uribe, Sumapaz.

El contrato por el cual se inició la indagación fue suscrito por un valor de $82.837.401.675, que obliga a la Cruz Roja a prestar los servicios y realizar las acciones necesarias para la atención integral, provisión y entrega de ayuda humanitaria y asistencia para la contingencia de la población pobre y vulnerable de Bogotá D.C., en el marco de la contención y mitigación del Covid-19, la declaratoria de emergencia sanitaria en todo el territorio nacional y la calamidad pública declarada en la ciudad de Bogotá D.C., de acuerdo a lo establecido en el Manual Operativo del Sistema Distrital Bogotá Solidaria en Casa.

El alcance del presente contrato comprende la administración, planeación estratégica, logística y operación para el suministro y entrega de la ayuda humanitaria bajo sometimiento de los principios de calidad, oportunidad, pertinencia y eficacia, que permita socorrer, asistir, proteger y atender las necesidades de alimentación, aseo personal, manejo de abastecimientos, utensilios de cocina, vestuario, medicamentos, transporte y traslado de emergencia, alojamiento temporal, asistencia de gastos funerarios, trámites documentales, en condiciones dignas para la población pobre y vulnerable de Bogotá D.C., o la entrega de bonos canjeables, tarjetas monedero o similares, dentro de los lineamientos del Sistema Distrital Bogotá Solidaria.

En carta enviada al secretario de gobierno Luis Ernesto Gómez, el director del grupo de reacción inmediata de la Contraloria, Pastor Humberto Borda le pidió “impartir instruccionespertinentes a quien corresponda, en virtud a que le asiste al Sujeto de Control la obligación de suministrar la información con las especificaciones requeridas por la Contraloría de Bogotá, D.C., así como los accesos directos sobre sistemas en línea, previa autorización de claves y atributos y de conceder los espacios físicos y elementos logísticos apropiados para el equipo asignado, de tal manera que se garanticen las condiciones adecuadas de salubridad, iluminación y seguridad para el trabajo y la independencia de la gestión fiscalizadora”.