La Secretaria de Salud de Bogotá inició la instalación de los 305 ventiladores en la red privada de hospitales de la ciudad, entregados por el gobierno nacional.

Así lo reveló el secretario de salud, Alejandro Gomez al explicar que como se hizo con los respiradores anteriores que fueron instalados en la red privada lo que permitirá disminuir la presión sobre los pacientes críticos que hoy está en el 72 por ciento.

Explicó que la ciudad en materia de UCIS funciona como un todo debido a la declaratoria de alerta naranja en la que la Secretaria lidera el manejo de los Cuidados Intensivos y la instalación en el sur y el occidente de los primeros 125 fue por la carencia de esos elementos.

Por ahora la posibilidad de una cuarentena estricta se aplaza aunque se cuentan con proyecciones diferentes entre el gobierno nacional y el distrito, ellos manejan una cifra de 700 ventiladores y Bogotá de 1000 pero es algo que se debe revisar diariamente de acuerdo a las cifras de contagios, aseguró Gómez.

El secretario de salud dijo que Bogotá ha comprado 360 ventiladores en un esfuerzo conjunto entre públicos y privados, la entidad compró primero 70 y se multiplicó por 2 que terminaran de llegar en julio y luego ProBogota adquirió 125 y desde febrero el sector privado tiene 50 ya en funcionamiento.

Agregó que Corferias fue pensado desde el principio como un hospital de seguridad hospitalaria para llegar hasta 2 mil camas, pero que hasta ahora no ha sido necesario y los gastos van de acuerdo a la ocupación y sólo cuando se llegue al pico de la enfermedad es que se va a demostrar si era una buena o una mala idea y en eso sí creo que es mejor tener los recursos dispuestos a que lo cojan a uno fuera de base y probablemente si tendríamos más pacientes la crítica sería otra.

Concluyó que la ciudad aún no tiene una fecha exacta de cuándo será el pico porque el crecimiento por ahora de la enfermedad es mayor cada día.